Buscar en Mi-Pediatra

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Los riesgos en los días de calor

El verano suele ser esperado por los niños y jóvenes con gran entusiasmo por las vacaciones, el tiempo libre, las salidas y los juegos al aire libreLos días de alta temperatura y humedad (ola de calor) pueden transformarse en un gran riesgo para la salud por lo que debemos informarnos, estar atentos y tomar las medidas necesarias de prevención.

Cuando hace calor
* El cuerpo trata de disipar el calor que genera, a través de la sudoración (por evaporación).
* También aumenta la circulación de la piel para perder calor (por radiación) aunque este mecanismo no es muy útil en los días calurosos.
* Si la edad del niño le posibilita hacerlo solo: se desabriga, busca lugares frescos y ventilados e ingiere más agua (los bebés y niños pequeños dependen de la ayuda de un adulto).

Cuando hace mucho calor
* El cuerpo tiene dificultades para regular su temperatura y ésta puede elevarse (más de 37° medida en la axila) por deshidratación, agotamiento del mecanismo natural del sudor y desajuste del centro cerebral que controla la temperatura corporal.
* Si esto ocurre sobreviene el agotamiento por calor y de persistir, más grave aún, el golpe de calor.


El agotamiento por calorSe manifiesta con estos síntomas:
* Sudoración excesiva.
* En los bebés puede verse la piel muy irritada por el sudor en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y la zona del pañal (sudamina).
* Piel pálida y fresca.
* Sensación de calor sofocante.
* Sed intensa y sequedad en la boca.
* Calambres musculares.
* Agotamiento, cansancio o debilidad.
* Dolores de estómago, inapetencia, náuseas o vómitos.
* Dolores de cabeza* Irritabilidad (llanto inconsolable en los más pequeños).
* Mareos o desmayo.

¿Qué debemos hacer?
* Ofrecerle agua fresca (también agua + sal: ½ cucharita en 1 litro) a lactantes mayores de 6 meses.
* Ofrecerle con más frecuencia el pecho a los lactantes.
* Trasladarlo a un lugar fresco y ventilado, si es posible con aire acondicionado frío.
* Desvestirlo.
* Ducharlo o mojarlo en todo el cuerpo con agua fresca.
* Aquietarlo y ponerlo a descansar.
* Consultar a su pediatra o a un Centro de Salud.

El golpe de calor (cuando el agotamiento se agrava)
Debemos estar alertas a estos síntomas y consultar con urgencia
* Temperatura del cuerpo 39° o mayor (medida en la axila).
* Piel roja caliente y seca (se agota la sudoración).
* Agitación.
* Dolor palpitante de cabeza.
* Vértigos y desorientación.
* Delirios, confusión o pérdida de conocimiento.
* Convulsiones.

¿Qué debemos hacer?
* Llamar sin demora a un servicio de emergencia o trasladarlo al Centro de Salud más próximo.
* Llevarlo inmediatamente a un lugar fresco y ventilado, si es posible con aire acondicionado frío.
* Quitarle las ropas y enfriarlo lo más rápido posible, mojando con agua fría todo el cuerpo.
* Ofrecerle agua si está consciente.
* No se debe administrar medicamentos antifebriles (no son útiles en esos casos y pueden empeorar al niño).
* No se debe friccionar la piel con alcohol (causa intoxicación).

¿Quiénes tienen mayor riesgo?
* Los menores de 5 años y más aún los menores de 1 año.
* Los que padecen enfermedades crónicas, cardíacas, renales, mentales o neurológicas.
* Los niños con fiebre por otra causa o diarrea.
* Los niños obesos o desnutridos.
* Los que tienen la piel quemada por el sol.
* Los jóvenes que usan y abusan de bebidas con alcohol y drogas.

Con ellos se debe aumentar las medidas de prevención, estar muy alertas para detectar la presencia de estos síntomas y en este caso o ante la duda no demorar la consulta médica.

CONSEJOS PARA LA PREVENCIÓN.
Cuando hace mucho calor:
* Ofrecer a los niños agua o jugos naturales en forma frecuente sin esperar a que los pidan.
* Ofrecer el pecho más seguido a los lactantes.
* No ofrecer bebidas con cafeína o azúcar en exceso.
* No ofrecer bebidas muy frías (causan dolor de estómago).
* No ofrecer líquidos o comidas calientes o pesadas.
* Incorporar sal en mayor cantidad que lo habitual.
* Bañarlos o mojarles todo el cuerpo con frecuencia.
* Proponer actividades tranquilas y evitar juegos intensos.
* Evitar que transiten y jueguen expuestos al sol, menos aún en horario del mediodía o a la tarde temprano.
* Si deben transitar bajo el sol, ponerles sombrero de ala ancha, usar protectores solares (factor 15 o mayor) y hacer frecuentes descansos a la sombra.
* Procurar que permanezcan en los lugares más frescos y ventilados.
* Si están en casa, usar ventiladores teniendo en cuenta que no son suficientes para refrescar cuando la temperatura ambiente es muy elevada.
* De ser posible, estar por momentos en ambientes con aire acondicionado frío, en su casa o en los lugares públicos que lo posean.
* Vestirlos con ropa holgada, liviana, de algodón y colores claros o mejor aún, desvestirlos.
* Nunca los deje dentro de un vehículo estacionado y cerrado.

El golpe de calor puede ser muy grave, con los primeros síntomas o ante la duda no demore la consulta con su pediatra o en el Centro de Salud más cercano.

Para jóvenes y adolescentes
* No consumir bebidas con alcohol ya que aumentan la temperatura corporal y las pérdidas de líquido. No es conveniente tomar cerveza ante la sed y el calor.
* Evitar esfuerzos físicos o actividades deportivas exigentes. Mejor reunirse y charlar con amigos, escuchar música o leer.
* Sentarse y descansar cuando sientan mareos o fatiga.
* Recordar las recomendaciones generales.
* Tratar de visitar a los abuelos mayores para ver cómo están. Ellos también, como los más chicos, son muy vulnerables al calor.

Fuente: Sociedad Argentina de Pediatría